¿Es posible nutrir a nuestras células sin necesidad de ingerir alimentos?

Después de 1 mes de ayuno ortomolecular os puedo confirmar que es posible, y además, evitamos introducir infinidad de sustancias tóxicas y químicas que están en los alimentos.

Había probado casi todas las dietas que existen (vegana, macrobiótica, paleolítica, cetogénica, etc..), pero nunca había experimentado un ayuno de solo agua.

He estado casi 1 año estudiando y profundizando los beneficios del ayuno, así como las repercusiones negativas que conlleva el no aportar micronutrientes, y tras analizar minuciosamente los pros y contras decidí hacer un ayuno un tanto particular.

Como soy un apasionado de la medicina y la nutrición ortomolecular, pensé en ayunar, pero aportando todos y cada uno de los micronutrientes que necesita nuestro organismo, de esta manera evitaría posibles complicaciones (cálculos biliares, pérdida de densidad ósea, disminución de energía vital para poder realizar actividad física y mental, etc..).

2 semanas tardé en conseguir los mejores suplementos del mercado, donde algunos de ellos me los enviaron de EUA, dado que aquí la cosa está muy mal a nivel de calidad y pureza.

¡Empieza la aventura!

Primeros días

La primera semana fue la peor, dado que mi cuerpo estaba acostumbrado a conseguir energía a través de los glúcidos, y tuve que esperar a que se produjera una adaptación metabólica para utilizar como principal fuente de energía las grasas y los cuerpos cetónicos (acetoacetato y B-hidroxibutirato).

Para ser sincero, esos primeros días fueron los peores (mareos, bajadas de tensión, irritabilidad, estrés, dolores de cabeza, etc..), pero entendí que debía tener paciencia para que mi organismo pudiera adaptarse a una nueva situación fisiológica y bioquímica.

A la segunda semana, mi estado de ánimo empezó a mejorar, me encontraba más tranquilo y sereno, consecuencia de esa perfecta adaptación metabólica llevaba a cabo de la forma más eficiente posible.

Comencé a realizar actividad física moderada, para ver como reaccionaba mi cuerpo y mi mente ante tal situación, y ante mi asombro, me encontré con más energía y vitalidad,¡ me cansaba menos que cuando comía!

Cada día me hacía analíticas de sangre y orina (glucosa, cuerpos cetónicos, grado de hidratación, Ph, vitC, % grasa, músculo, etc..), y así podía ir corrigiendo sobre la marcha cualquier pequeña alteración micronutricional o de hidratación que pudiera perjudicar mi evolución en el ayuno ortomolecular.

El único inconveniente que me encontré, fue respecto a la grasa, ya que no llegaba ni al 8 % cuando comencé el experimento.

Mis reservas de calorías a través de los triglicéridos eran limitadas, por lo que me vi obligado a aportar ácidos grasos (saturados, monoinstaturados y poliinsaturados).

Calculé mi gasto calórico y aporte energético para intentar en la medida de lo posible evitar catabolismo muscular y utilizar las grasas como fuente de energía (lipolisis-betaoxidación ante neoglucogénesis a través de aminoácidos glucogénicos).

Aunque no fue fácil, puedo decir sin lugar a dudas, que el aporte exógeno de ácidos grasos junto a la introducción de aminoácidos esenciales altamente purificados permitió a mi cuerpo combustionar grasas y muy poca cantidad de músculo (catabolismo proteico).

A partir de la segunda semana, realizaba ejercicio a diario (yoga y Muay Thai), con un nivel de eficiencia física y psíquica excepcional, y contento y satisfecho ante tal experiencia y sensación.

A nivel emocional, creo que ha sido el mejor que he tenido en mi vida, no recuerdo un estado de calma, paz, tranquilidad y vitalidad como el experimentado.

Supongo que el hecho de no aportar toxinas y químicos que forman parte de los alimentos (hasta los ecológicos están cargados de basura tóxica) tuvo que ver mucho.

Aproveché la oportunidad para realizar una detoxificación hepática “de verdad”, activando la Fase I y II hepática, aportando N Acetil-Cisteína, Glutamina, VitC, Selenio,

Magnesio, Taurina, Molibdeno, y un etc más de sustancias para poner al 200% de su actividad al gran laboratorio humano llamado “Hígado”.

Siento deciros amigos míos, que los programas détox que se venden hoy en día como la solución para eliminar sustancias tóxicas y químicas no son más que un engaño y manipulación, con la única intención de ganar dinero a costa de la ignorancia de las personas.

Si queréis hacer un programa Detox de “de verdad”, estudiar al más mínimo detalle las fases de detoxificación del hígado, y aportarle todos los micronutrientes que necesita para eliminar toda la basura metabólica tóxica.

En la tercera y cuarta semana pude experimentar una de las mejores sensaciones que he tenido en mi vida a nivel físico y psíquico (me cansaba menos, tenía más energía, me recuperaba mejor, dormía mejor, 0 dolores musculares, etc..)

¡Incluso mi actitud y carácter había mejorado!

Mi economía energética era mayor, debido a que la combustión de las grasas me producía casi 4 veces más cantidad de moléculas de ATP (energía) que una de glucosa, sumado al hecho de que no introducía basura tóxica del exterior (a través de los alimentos) y no invertía energía en digerir comida, mi estado emocional era espectacular!

Muchas personas me han preguntado a lo largo del proceso las siguientes cuestiones: ¿No tienes hambre? Os voy a contar algo muy interesante.

Solo los primeros días pasé hambre, ya que a partir de la segunda semana mis células se acostumbraron a utilizar los nutrientes ingeridos de forma purificada, sin necesidad de tener que descomponer alimentos.

Más que la necesidad física de ingerir alimentos, me di cuenta que existía una necesidad psicológica, debido a que constantemente estamos tapando nuestros problemas emocionales con la comida.

¿Cuantos de vosotros coméis cuando vuestro estado de ánimo está decaído, o cuando se presenta un problema cotidiano?

La gran mayoría utiliza la comida como droga para aliviar sus penas, angustias, estrés, ansiedad, miedos, etc..

Esa falsa sensación de relax y calma que nos proporciona la ingestión de hidratos de carbono (y más aún cuando son azucares puros-la peor droga que existe-), pero que luego nos genera más perturbación emocional debido al sube y baja en los niveles de glucosa en sangre que activa constantemente a las glándulas suprarrenales produciendo adrenalina, noradrenalina y cortisol.

Esta ha sido la parte más interesante respecto al ayuno, porque he tenido que hacer frente a todos y cada uno de los problemas que se iban presentando potenciando mi inteligencia emocional, ya que no podía apartarlos o anularlos a través de una dosis de hidratos de carbono que aumentara mis niveles de endorfinas y neurotransmisores.

Así que, además de hacer una depuración y detoxificación física he realizado sin esperarlo una depuración y desintoxicación emocional, vaciando toda esa basura interna que llevaba en la mente durante toda mi vida impidiendo que pudiera evolucionar como ser humano.

A continuación os muestro imágenes que he ido realizando a través del ayuno así como una conclusión, espero que os guste.

libro
11_9
todas analiticas

Señoras y señores, ¡Bienvenidos a la realidad del Colesterol!

Más allá de lo que nos intentan hacer creer los títeres de las multinacionales farmacéuticas que endosan estatinas (con infinidad de efectos secundarios) a todo el que esté por encima de 200, existe otra realidad.

El colesterol es necesario para muchas funciones (producción de hormonas, vitD, sales biliares, vital para la correcta función de la membrana celular, etc..) y cuando existen problemas de salud (patologías y trastornos funcionales) nuestro propio organismo lo produce de forma endógena!

2/3 lo produce nuestro cuerpo y sólo 1/3 parte viene determinado de los alimentos, así pues, no es comprensible que en situaciones determinadas nuestro organismo lo produzca?

¡Claro que sí! Estos valores son míos después de 1 mes de ayuno ortomolecular. Colesterol alto y LDL alto.

Desde la visión reduccionista de la medicina convencional, esto sería un problema, y me harían creer que es un riesgo de enfermedades cardiovasculares, y como regalito me recetarían estatinas.

¿Qué explicación lógica encontramos en estos valores?

Mi cuerpo necesitaba producir hormonas, vitamina D, reparar y crear células nuevas, etc.. dado que estaba en una situación compleja al no ingerir alimentos.

No os dejéis manipular por los de arriba e intentar salir del Matrix al que nos han sometido desde que nacemos, quizás entre todos podamos en un futuro cambiar la evolución de una medicina que más que prevenir la salud le interesa crear enfermos crónicos de larga duración que permita generar beneficios billonarios a la multimafia farmacéutica.

Aquí os muestro parte de mis fieles compañeros durante este fascinante viaje llamado Ayuno Ortomolecular.

Aminoácidos esenciales altamente purificados, Glutamina, Taurina, N AcetilCisteina, VitC, B-complex, EPA, aceite de hígado de bacalao, aceite de coco, aceite de oliva, aceite de nuez y cáñamo, minerales y oligoelementos, agua de mar Quinton, Probióticos, enzimas proteolíticas, Plata coloidal (ayudando al proceso détox eliminando cualquier microorganismo que pudiera estar generando problemas).

Toda una serie de suplementos dirigidos a aportar a mis células todos los nutrientes que necesitaban, al mismo tiempo que aportaba sustancias para potenciar la detoxificación hepática.

test de orina
19_8
Yoga
11_9
Todos los resultados
comida adecuada

En un futuro me gustaría realizar este experimento durante 1 año, en el cual, me harán un documental llamado “The Ortomolecular Man” (El hombre que no come, solo se nutre), para demostrar que nuestro organismo puede funcionar perfectamente y de forma eficiente sin la necesidad de ingerir alimentos, aportando todas las sustancias que necesita a nivel celular sin contaminarlo a través de la ingestión de comida.

Espero que os haya parecido interesante y ante cualquier duda o pregunta aquí me tenéis para resolverla 😉