¿Sabíais que más del 80% de la población presenta deficiencia o insuficiencia en esta vitamina?

Hoy en día existe una idea generalizada sobre este tema, y es que la falta de exposición a la luz solar es la causa principal de deficiencia.

Desde un punto de vista ortomolecular podríamos decir que esta idea es simplista y está más que obsoleta, y a continuación detallaré cuales son los motivos reales y principales sobre este tema que tantas enfermedades y disfunciones orgánicas produce en el organismo.

Para facilitar una mayor comprensión, explicaré muy detalladamente paso a paso cuales son los procesos donde interviene esta vitamina así como la relación directa que tiene a nivel hepático y sus rutas metabólicas desde un prisma ortomolecular.

La vitamina D es biológicamente inactiva, tanto su forma  Vit D2 (Ergosterol) como VitD3 (Colecalciferol) tienen que metabolizarse para convertirse en su forma activa.

Este proceso sucede en el hígado mediante una hidroxilación en el carbono 25, y esta hidroxilación sabéis por quien está controlada? Por la enzima CYP2R1 Citocromo P450 dependiente!

Los que tengáis un poco de conocimiento sobre bioquímica metabólica entenderéis la importancia que tienen estas enzimas (más bien se podría decir que forman una familia de hemoproteinas ya que existen muchos tipos de CYP), y cuando existe un bloqueo o inhibición de las mismas se produce en este caso una deficiencia o insuficiencia de vitamina D.

Entonces la pregunta que nos debemos hacer es la siguiente.

¿Porque esas enzimas tienen una baja actividad?

Las enzimas que intervienen en la transformación de la vitamina D inactiva en activa son las mismas que usa el hígado en su función de detoxificación (en otro artículo explicaré detalladamente la Fase 1 y Fase 2 en la detoxificación hepática), con lo cual, un exceso de toxinas tanto exógenas como endógenas repercutirán negativamente en el hígado produciendo una mayor carga hepática y generando así una inhibición en la correcta función enzimática.

Hoy en día estamos expuestos a infinidad de sustancias tóxicas que afectan directamente al hígado, ya que es el sitio primario de biotransformación de sustancias extrañas.

Podemos valorar en una simple analítica pidiendo la GGT (Gamma glutamil transpeptidasa) cual es el estado bioquímico del hígado, ya que esta enzima interviene en la síntesis de glutatión (a continuación explicaré brevemente la importancia de este tripeptido.)

El Glutation es un tripéptido formado por ácido glutámico, glicina y cisteína, el cual interviene como antioxidante y detoxificante. La enzima GGT cuando está a unos niveles bajos (entre 7 a 12) nos indica que ese hígado esta sobresaturado de trabajo y que la enzima al ser sometida a tanta actividad ha ido perdiendo la capacidad de trabajar correctamente disminuyendo su velocidad (lo mismo que le sucede a la hidroxilasa que transforma la vitD inactiva en activa!!) provocando una disminución de Glutation ya que esta enzima GGT es de vital importancia para su correcta síntesis y degradación.

La actividad de la alfa 1 hidroxilasa también se puede reducir por la interacción con medicamentos como los glucocorticoides, diuréticos de asa y citoquinas inflamatorias (cuantas personas hoy en día presentan inflamación crónica silenciosa!)

¿Qué  debemos hacer cuando nos encontramos un paciente con deficiencia o insuficiencia de 25OH VitD (Calcidiol)?

Lo más habitual es recomendar D3 (Colecalciferol), cuando realmente sigue siendo la vitamina inactiva que tiene que someterse a hidroxilación en el hígado para convertirse en activa, y de poco nos servirá para aumentar los niveles de 25-HidroxiColecalciferol (Calcidiol).

Luego encontramos un reducido número de terapeutas más despiertos que entienden este problema y recomiendan Calcifediol (Hidroferol), ya que se saltan el camino donde se convierte la vitD inactiva en activa a través de la ruta metabólica y su correspondiente hidroxilación en el hígado. De esta manera proporcionan esa vitamina con una alta seguridad y eficacia, lo cual se refleja en las analíticas de seguimiento donde aumentan los valores de una forma rápida y segura.

Es importante dosificar con criterio la cantidad de Hidroferol (Calcifediol) ya que podemos aumentar demasiado los niveles y producir toxicidad.

¿Qué podemos o debemos hacer en estos casos para revertir ese estado disfuncional enzimático que está llevando al desastre a la gran mayoría de población?

Como en toda terapia holística es importante encontrar la causa u origen del problema, ya que de poco servirá dar Hidroferol (Calcifediol) si en unos meses vuelven a disminuir.

¿Hemos entendido entonces que la causa principal reside en la acumulación de trabajo y sobreesfuerzo al que está sometido el hígado, el cual repercute a nivel enzimático?

Aunque la deficiencia también puede venir determinada por  otros motivos (bajo aporte de alimentos ricos en vitD, mala absorción de grasas con la consecuente disminución de absorción de vitaminas liposolubles, insuficiencia renal grabe, etc..), estos son minoritarios y la causa principal a la que debemos prestar mayor atención es la que se expone en este artículo.

No voy a comentar lo de la exposición a la luz solar porque me parece completamente ridículo, ya que de ser así las personas que no toman el sol con regularidad y aportan vitD en su alimentación no deberían presentar deficiencia e insuficiencia y no es así.

Entonces, si la causa es hepática (cualquier persona con un mínimo de conocimientos en nutrición y bioquímica lo debe tener claro esto ya), tenemos que enfocar la terapia en varios aspectos (cambios nutricionales, suplementación enfocada a la detoxificación, reducción de aporte de xenobioticos, etc..) para descongestionar ese hígado sobrecargado y facilitar el correcto funcionamiento enzimático.

¿Como ha podido repercutir esa deficiencia o insuficiencia a nivel fisiológico?

Generalmente las peticiones analíticas que se hacen en la seguridad social así como  en las mutuas solo piden el Calcidiol (tengo dudas si es para reducir gasto o por ignorancia) así pues los resultados solo nos mostrará si existe una deficiencia en el mismo, pero no como ha podido repercutir a nivel fisiológico.

Sabemos que la vitamina D activa es el Calcitriol (1,25OH), así que es absurdo solo pedir el Calcidiol sin saber como ha podido repercutir en su forma activa final.

A la hora de hacer una valoración completa sería importante pedir los siguientes parámetros como mínimo (Calcidiol, Calcitriol, PTH y Calcitonina) para comprender en que situación se encuentra la persona y de esta manera hacer un abordaje terapéutico con criterio.

Para resumir, detallaré 4 puntos de los más importantes que deberéis tener en cuenta para poder obtener vitamina D de una forma eficaz:

1. Comer alimentos ecológicos

De esta manera evitareis introducir químicos y sustancias extrañas que repercutirán a nivel hepático disminuyendo la actividad enzimática.

2. Comer alimentos con toda su grasa

Existe una fobia generalizada hacia las grasas (producto de la manipulación de los medios), haciéndonos creer que son malas, donde la industria alimentaria se aprovecha de ello elaborando cada vez más alimentos desgrasados y desnatados, consiguiendo de esta manera absurda eliminar las vitaminas liposolubles (si, si, eliminando la grasa también se eliminan las vitaminas)

¿Porque no usamos el cerebro y entendemos que la mejor forma de comer un alimento es tal y como la naturaleza nos los ofrece?

Evitar todo lo que lleve etiquetado desnatado y desgrasado, vuestra salud os lo agradecerá.

3 .Evitar o reducir al máximo la exposición a sustancias perjudiciales y/o tóxicas

Tabaco, alcohol, drogas, medicamentos, productos de limpieza y del hogar (a no ser que sean ecológicos)

Todas estas sustancias nombradas, al introducirse en el cuerpo tienen que dirigirse al hígado para metabolizarse, disminuyendo como bien hemos comentado antes la actividad enzimática consecuencia de un exceso de xenobióticos (elementos ajenos al organismo).

4. Mantener el equilibrio de la microbiota o flora intestinal

Es muy importante que nuestro sistema digestivo esté funcionando perfectamente, y que nuestro epitelio intestinal y microvellosidades presenten una funcionalidad óptima.

Si por cualquier circunstancia (tabaco, alcohol, metales pesados, químicos, alimentos mal digeridos, etc..) se produce un daño en el intestino, el epitelio se dañará produciendo una mayor porosidad intestinal conocida como síndrome del intestino permeable.

Cuando una persona presenta este problema, cualquier sustancia extraña (xenobióticos) así como restos de alimentos mal digeridos filtran en el torrente sanguíneo produciendo una carga en la función hepática, consecuencia de ese exceso de elementos que deberían haber sido eliminados por las heces pero al aumentar la porosidad intestinal se han colado (como si fuera un colador roto) creando infinidad de problemas en la salud, uno de ellos es respecto al hígado.

Este debe ser el punto de partida cuando queráis valorar cual es la causa de la deficiencia en vitamina D, porque muy probablemente sea el intestino permeable que está dejando pasar infinidad de productos químicos y tóxicos y uno de los órganos más perjudicados será el hígado (gran laboratorio que tenemos en el organismo).

Muchas personas hoy en día se han convertido en consumidores crónicos de vitamina D porque no han sabido encontrar la causa principal que les estaba produciendo una mala absorción o transformación de la vitamina inactiva en activa, por lo tanto, intentemos aplicar la lógica y el sentido común antes de recomendar alegremente suplementos que en muchos casos serán innecesarios.