Lo primero de todo sería valorar el grado de desnutrición que sufre la persona, y así poder corregir esas deficiencias con suplementación. Intentaríamos hacer comprender al paciente que los micronutrientes no engordan y así de esta manera podríamos conseguir que recobrara su salud.

Lo ideal sería hacer un abordaje terapéutico natural por fases:

FASE 1

La persona ha comprendido que los micronutrientes no engordan y de esta manera podemos conseguir que su estado de salud (físico y mental) mejore, ya que está abierta y dispuesta a tomar suplementos (no se lo imponemos, LO ACEPTA).

Recomendamos que un médico le solicite una analítica completa para valorar las posibles disfunciones que ha podido generar esa falta de nutrientes, y a parte pedimos también pruebas más específicas como (perfil de ácidos grasos en eritrocitos, aminoacidograma y MineraLTest-donde podremos valorar todos y cada uno de los minerales, oligoelementos, aminoácidos y ácidos grasos-).

Después de analizar los diferentes tipos de analíticas elaboraremos unas recomendaciones alimentarias y de suplementación adecuado a la individualidad bioquímica de la persona en concreto.

Desde el punto de vista ortomolecular es más importante aportar las sustancias correctas que la persona necesita para mantener un buen estado de salud que centrar la terapia en un inicio en imponer u obligar a la persona a comer las veces que digamos, los alimentos que digamos y las calorías que digamos (ya que la comida es su peor enemigo).

En vez de contar calorías y kilos que gana el paciente, ¿por qué no valoramos las deficiencias de minerales, vitaminas, oligoelementos, aminoácidos, ácidos grasos, enzimas, etc y se las administramos?

Vamos a poner un ejemplo simple y fácil de entender…

Imaginemos que tenemos dos pacientes con el mismo número de kg (digamos 40kg), con las mismas disfunciones y alteraciones en el organismo.

Un terapeuta se centra (a parte de la terapia psicológica) en elaborar una estrategia nutricional elaborando un tipo de dieta donde su finalidad será conseguir que su paciente anoréxico gane kilos.

Le establece unos horarios de comidas, contabiliza la cantidad de calorías agrupadas en proporcionar un equilibrio en macronutrientes (hidratos, proteínas, grasas).

Digamos que en 2 meses logra ganar 8 kilos, estupendo!

¿Como sabemos (incluso pongamos que ha ganado 10kg) que esa persona no sigue teniendo infinidad de carencias en micronutrientes?

¿Entendemos que solo la carencia de uno de esos micronutrientes le puede afectar generando disfunciones orgánicas como alterando su estado de ánimo?

Ahora pongamos que el otro terapeuta (experto en ortomolecular) no se centra en la ganancia de kilos, sino que investiga y averigua cuales son lo micronutrientes que necesita su paciente, de esta manera corregirá ese déficit logrando así un equilibrio bioquímico que le conducirá hacia la salud física y mental.

No importa si solo gana 2 kg mientras el otro terapeuta ha logrado conseguir 8, ya que el que ha ganado 2 estará mucho más sano al haber obtenido todo lo que su organismo necesita para funcionar correctamente!

¡Es más! ¿Os acordáis cuando en uno de mis videos hablaba sobre las CDR o DDR (dosis diarias recomendadas) y la risa que me entraba cuando valoraba las cantidades absurdas que nos recomiendan?

Lo mismo me pasa con el IMC (índice de masa corporal), un tipo de medición que hace ya más de 150 años que se creó y desde el punto de vista de la nutrición ortomolecular está más que desfasado y obsoleto.

Vamos a ver…

IMC de 30= Obeso

Una persona de 175cm y 85kg esta gorda no?

¿Que pasa con los deportistas que hacen musculación y con los años consiguen desarrollar sus músculos aumentando así de una forma natural y sana su peso?

¿Tienen un IMC pongamos de 30 y son gordos? Claro que no!

O pongamos el ejemplo de que planteamos un reto en el cual aseguramos que podemos conseguir un IMC de 17 y mantenernos más sanos que cualquier otra persona que esté en los parámetros normales del IMC.

¿Lo ganaríamos seguro, sabéis porque? Porque nuestro objetivo sería aportar la cantidad de micronutrientes que nuestro cuerpo necesita, independientemente que aportemos menos de 1000kca/día para adelgazar.

Esto no quiere decir que hagamos apología a la dismorfia muscular (vigorexia) o a la anorexia nerviosa, ya que este tipo de trastornos afectan a muchas personas y es un problema muy grave.

Simplemente quiero que entendáis que desde un principio sería mucho más interesante reestablecer la normalidad bioquímica en el paciente a través de una terapéutica ortomolecular, y no tanto centrarse en imponer u obligar a comer al paciente.

Al mismo tiempo que esa persona está haciendo terapia con un psicólogo y paso a paso va comprendiendo que ha podido suceder o cual es la causa que desencadenó esa falsa percepción de la realidad, podemos elaborar una estrategia para lograr que ingiera alimentos de una manera no forzada ni impuesta (cosa que hacen la gran mayoría de terapeutas y centros que tratan estos trastornos de la alimentación).

FASE 2

Elaborar una estrategia o abordaje nutricional, siempre teniendo en cuenta el tipo de persona que tenemos delante.

No podemos hacer dietas estándar y darlas todas por igual, ya que eso sería absurdo y carente de sentido.

De la misma manera que hablaba de la individualidad bioquímica respecto a la terapia ortomolecular (dar la cantidad adecuada de suplementos que necesita esa persona a nivel individual), lo mismo tenemos que hacer respecto al aporte de alimentos.

Buscar la individualidad nutricional.

Y antes de establecer unas pautas en la alimentación tendremos que valorar posibles alergias e intolerancias, estado de su flora intestinal (posible hiperpermeabilidad intestinal), grado de hidratación, etc..

Una vez comprendido el estado fisiológico y nutricional del paciente, elaboraremos una estrategia para que la persona encuentre (dentro de sus limitaciones) un mínimo de satisfacción en la comida.

El equipo de NOB cuando elabora a cualquier tipo de persona unas recomendaciones alimentarias y de suplementación, le preguntamos lo siguiente..

¿Que te gustaría comer?

Elabórame una lista con los alimentos que más te gustan y los que menos te gustan.

Dentro de los alimentos que más le gustan (que normalmente suelen ser muchos), valoraremos cuales son los que necesita a nivel individual.

De la misma forma que tenemos una huella dactilar (y es única), lo mismo sucede con la nutrición (tenemos una individualidad nutricional y es única también).

Así que dentro de los gustos y preferencias del paciente elaboramos unas pautas alimenticias con sus alimentos preferidos.

Es más, no tenemos que centrarnos tanto en las calorías y la ganancia de kilos, sino en que la persona aprenda de nuevo a disfrutar de la comida y así con el tiempo su percepción errónea de la realidad desaparezca (así como su anorexia).

Trabajo multidisciplinar entre terapia psicológica y nutrición ortomolecular es la clave para conseguir que esa persona vuelva a encontrarse en plenas facultades físicas y psicológicas.

¿Respecto a qué suplementos ofrecer a una persona con anorexia nerviosa?

Sería relativo, ya que cada una de ellas presenta diferencias en distintas deficiencias.

No vamos a hablar sobre deficiencia en macronutrientes (hidratos, proteínas y grasas) ya que eso es más que evidente.

Lo que sí que podríamos aportar en general es un complejo de aminoácidos altamente purificado con un uso nitrogenado neto del 99%.

Se llama Son Fórmula, no genera apenas residuos nitrogenados ni metabolitos tóxicos con lo cual no afecta ni al hígado ni al riñón y aporta todos los aminoácidos esenciales de una forma fácilmente asimilable.

Podríamos estar toda la vida aportando este suplemento como fuente de aminoácidos y estar mucho más sanos que cualquier persona que aporte la proteína de fuente animal o vegetal y generando menos problemas a nivel hepático y renal. Se le podría explicar al paciente que este tipo de aminoácidos ayuda a que el cuerpo este más esbelto y estilizado.

Un suplemento estrella sería el 5HTP para aumentar los niveles de serotonina y que la persona estuviera más contenta y con mejor estado de ánimo en general.

Un buen pre/probiótico de calidad para reestablecer el correcto funcionamiento de la flora intestinal.

Suplemento de ácidos grasos saturados+ Omega3,6,9 de calidad, ya que al no aportar grasas en la alimentación seguro que ese déficit le está generando infinidad de disfunciones y problemas hormonales. Y como he mencionado al principio, perfilar en las analíticas cuales son los requerimientos particulares para cada tipo de persona (minerales, oligoelementos, vitaminas, aminoácidos, ácidos grasos, enzimas,etc..). Y luego existe otro problema que son las personas anoréxicas que no quieren ser tratadas, y que están totalmente desvalidas porque saben que tienen un problema de salud pero tampoco quieren ir a pedir ayuda o tratarse de la forma convencional que se hace hoy en día.

A nuestra consulta vienen diferentes tipos de personas cada una con sus peculiaridades para que les ayudemos respecto a la imponer ni obligar a nadie a hacer algo que no quiere, porque así ningún objetivo se consigue en la vida.

Es más, una de las veces vino a nuestra consulta una modelo reconocida internacionalmente y nos pedía que la ayudáramos a bajar 4 kilos en 2 semanas( cuando realmente no lo necesitaba, ya que su peso era incluso ya un poco bajo), pero en vez de soltarle el sermón de que ya estaba bien, de que no necesitaba perder esos kilos, etc,etc.. pensé..

Si le decimos eso se va a ir, y por su propia cuenta empezará a hacer barbaridades como no comer, repercutiéndole en la salud..

Entonces lo más inteligente es ayudarla a conseguir su propósito (ya que lo va a hacer con o sin nuestra ayuda) y es mejor que la ayudemos y este sana a que lo haga por su cuenta y enferme.)

Pues consiguió bajar esos kilos de una forma sana, aportándole todos los nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar correctamente y hoy en día somos grandes amigos, y ella misma con el tiempo ha aprendido a alimentarse de una forma equilibrada para mantenerse en el peso que necesita para su trabajo.

Dos vidas en un instante:

  1. Le hubiéramos dicho que no la ayudábamos porque nos parecía que no necesitaba perder kilos y se hubiera ido provocando que ella misma hiciera alguna barbaridad respecto a la alimentación (que es lo que sucede el 99% de las ocasiones)

  2. La ayudamos a conseguir su propósito y con el tiempo, a través de diversas consultas que hemos tenido ha entendido la importancia de alimentarse correctamente, ya no para estar bien físicamente sino mentalmente.

Y hoy en día tiene un cuerpo espectacular estando al 100% tanto a nivel físico como psíquico.

Nos preguntamos… ¿Existen terapeutas que ayuden a personas que han decidido ser anoréxicas y no quieren cambiar?

Verdad que existen lugares llamados salas de consumo supervisado (narcosalas) donde las personas drogadictas (que no quieren dejar de drogarse) tienen la posibilidad de consumir esas drogas de forma segura e higiénica?

Y que existe otra finalidad en este tipo de lugares que es mejorar la supervivencia y la calidad de vida de estas personas, así como brindarles la oportunidad de cambiar ofreciéndoles ir a centros de servicios sociales, salud mental y tratamiento de las drogodependencias?

Entonces la idea no es ayudar a la persona en la medida que ella quiera (no la que queramos nosotros) y que a través de la empatía y confianza que se genera a través de las visitas en consulta vaya comprendiendo la importancia de lo que es una alimentación sana y equilibrada y ella misma vaya cambiando el chip produciéndose en su interior un cambio de actitud que le lleve hacia el buen camino?

Sería lo más sensato por supuesto, y es aquí donde la nutrición ortomolecular tiene mucho que ofrecer.