Primero de todo, elaboraremos un historial personal de salud para averiguar cual es la posible causa y/o desencadenante que le ha llevado a esa persona a alterar su estado psíquico.

Un especialista en ortomolecular no solo se centra en el aspecto nutricional y bioquímico de la persona, sino que también tiene en consideración la parte emocional.

Realizamos lo que se llama una evaluación holística, teniendo en cuenta la parte física y psíquica.

Por eso es importante dedicar el suficiente tiempo en la consulta para escuchar a la persona,  y así de esta manera llegar a comprender que sucede tanto en su parte física como emocional.

En todo caso hay que valorar tanto los factores psicológicos que le han podido llevar a ese estado de depresión (infelicidad, estrés, ansiedad, frustración, represión,etc..) como  los    procesos químicos que estén alterados y repercutan directamente en su estado de ánimo y motivación ( bajos niveles de triptófano, tirosina, fosfatidilserina , fosfatidiletanolamina, B6,B12,Zinc,Magnesio,etc..)

Supongo que conocéis el dilema de “ que fue primero el huevo o la gallina? “

Tanto en la depresión como en cualquier patología psiquiátrica sucede lo mismo.

Fue la mala gestión del estrés o/y una baja inteligencia emocional lo que llevo a la persona a desarrollar un desequilibrio bioquímico cerebral que le llevo a alterar su estado de ánimo, o una inadecuada alimentación carente de nutrientes vitales necesarios para cubrir las funciones bioquímicas del sistema nervioso provoco ese trastorno llamado depresión?

Sea cual sea la causa habrá que hacer una puesta a punto en la bioquímica del cerebro, y es ahí donde la ortomolecular tiene mucho que ofrecer.

Me gustaría hacer una crítica tanto a los medicamentos llamados ISRS( Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) como los IMAOS( Inhibidores de la monoamino oxidasa).

¿Que hace a nivel bioquímico un ISRS?

Mantener más tiempo en el espacio sináptico al neurotransmisor serotonina, tras impedir su recaptación hacia la célula presinaptica.

Algún psiquiatra se ha parado a pensar que si el problema radica en que esa persona tiene bajos niveles de serotonina de poco sirve ese medicamento porque el problema es que no hay serotonina, y si no hay, que pretendes recaptar!

Es como si un rio está prácticamente vacío, al 10% de su capacidad de agua y en vez de buscar soluciones para aumentar sus niveles lo que hacemos es poner un dique para que esa agua no se escape. Así el rio siempre se mantendrá al 10%!!

Lo que tenemos que hacer es reestablecer la normalidad y así llegar al 100% de su capacidad. Sucede lo mismo con la bioquímica cerebral.

Si los niveles de serotonina están bajos porque la persona tiene bajos niveles de triptófano, lo lógico no será aportar un suplemento en ese aminoácido? O quizás el problema no reside en la cantidad de triptófano, sino que hay un problema en su ruta metabólica ya que para que ese triptófano llegue a convertirse en serotonina hay un camino largo donde intervienen enzimas y cofactores.

Resumiendo brevemente esa ruta:

El triptófano a través de una enzima se convierte en 5HTP (5 hidroxitriptófano), y ese mismo 5HTP para que se convierta en serotonina depende de una enzima y sus cofactores (Magnesio y vitamina B6), con lo cual aunque alguien aporte triptófano en su dieta(ya sea a través de la alimentación o como suplemento) si tiene niveles bajos de Magnesio y B6 continuará teniendo bajos niveles de serotonina. O incluso hay una tercera posibilidad!!!

Ese triptófano tiene otra posible ruta metabólica (vía de la quinurenina), y cuando existe algún proceso inflamatorio (que suele ser bastante habitual en depresivos) en vez de irse ese triptófano hacia la vía de la serotonina se va hacia la otra con la problemática de desarrollar depresión ya que la persona tendrá siempre niveles bajos de serotonina!

Así que…

Que es mejor, comprender la bioquímica y el metabolismo del triptófano que es el responsable de que nuestro estado de ánimo sea óptimo o dar ISRS que además tiene infinidad de efectos secundarios y reacciones adversas?

Lo mismo sucede con los IMAOS (inhibidores de la monoamino oxidasa) que bloquean la enzima que degrada la dopamina, neurotransmisor que nos aumenta la motivación, atención, el aprendizaje y el humor.

Si el problema es que tenemos bajos niveles de  dopamina, estamos en la misma situación que antes con respecto a la serotonina!!

  1. Nuestros niveles de dopamina están bajos porque nuestros niveles de tirosina están bajos( si es así se puede encontrar como regalito también un hipotiroidismo, ya que la tirosina también es necesaria para aumentar los niveles de tiroxina

  2. Los cofactores necesarios para que las enzimas que intervienen en la conversión de tirosina en dopamina estén bajos, como por ejemplo la vitamina C, Magnesio, Manganeso, Hierro, Cobre, Zinc, y es que  hoy en día la gran mayoría de personas presentan déficit de todos estos micronutrientes!! Excepto el cobre que la gran mayoría de personas lo tiene alto.

El tercer motivo es realmente interesante y poca gente lo valora, y es el agotamiento de las glándulas suprarrenales.

Cuando una persona mantiene el estrés durante un tiempo prolongado sus niveles de cortisol empiezan a descontrolarse.

A continuación explicaré las 4 fases respecto al cortisol, para facilitar la comprensión de como un agotamiento en las glándulas suprarrenales conlleva una disminución en la dopamina.

Fase 1

El cortisol de la mañana está alto, ya que es necesario para afrontar la vida diaria con energía y motivación, al mediodía empieza a disminuir, por la tarde todavía más para así dejar paso a la melatonina por la noche cuando los niveles de ese mismo cortisol han disminuido.

La DHEA (Dehidroepiandrosterona) está en unos valores normales

Esta es la fase en la cual nos tendríamos que mantener todos para tener un estado de salud óptimo (físico y psíquico)

Fase 2

Donde la persona está gestionando mal el estrés y le está afectando en su calidad de vida.

El cortisol de la mañana, mediodía, tarde y noche está en unos niveles altos, repercutiendo así en alteraciones del sueño, ya que si durante la noche los niveles de cortisol están elevados, los de melatonina estarán bajos.

La DHEA siguen están dentro del rango de la normalidad.

Fase 3

Ese estrés crónico de larga duración está afectando gravemente la función de las glándulas suprarrenales, aumentando el cortisol todo el día, y esta vez  los niveles de DHEA se ven disminuidos con todos los efectos perjudiciales que eso conlleva.

Una alteración muy grande en el ritmo circadiano Cortisol/Melatonina.

Fase 4

Ese estrés crónico ha producido un agotamiento de las glándulas suprarrenales, con lo cual esa persona a parte de entrar en un estado de depresión su capacidad para aumentar sus niveles de catecolaminas (adrenalina, noradrenalina y dopamina) será nulo.

Muchas personas en esta fase de agotamiento adrenal también tienen fatiga crónica o fibromialgia además de depresión.

Es más, muchos enfermos tienen un agotamiento en las glándulas suprarrenales y no lo saben porque los médicos o terapeutas no les han pedido una prueba específica en saliva de estrés adrenal donde se valora tanto los niveles de cortisol y DHEA.

Con esa información se podrían revertir muchos estados disfuncionales…

¿Qué más podemos hacer en la depresión?

Hemos hablado varias veces del fosfolípido fosfatidilserina, ya que es necesario para que se transmita correctamente la información de los neurotransmisores hacia  el receptor postsináptico.

Ya podemos tener buenos niveles de dopamina y de serotonina que si tenemos deficiencia en ese fosfolípido habrán problemas en la transmisión entre neuronas.

Entonces, que hacemos cuando vemos en un aminoacidograma donde también se ven reflejados los fosfolípidos que una persona tiene deficiencia de fosfatidilserina?

Lo más fácil es decir… come alimentos que tengan fosfatidilserina!

Pero sabéis lo interesante de este tema?

Nuestro cuerpo produce la gran mayoría de ese fosfolípido de una forma endógena.

Tenemos unas enzimas que se llaman Cinasas que tienen la función de modificar otras moléculas mediante fosforilación.

En este caso lo que hacen es transferir un grupo fosfato del ATP (adenosin trifosfato) al aminoácido Serina para así producir ese maravilloso fosfolípido llamado fosfatidilserina!

Y sabéis lo que es todavía más interesante en este proceso?

Esas Cinasas para que hagan bien su función dependen de unos cofactores llamados Magnesio y Manganeso!

Y es un hecho que hoy en día la gran mayoría de personas tienen niveles bajos.

Lo gracioso del tema es que hoy en día los que se suelen denominar especialistas o expertos en el estudio del aminoacidograma no lo tienen en cuenta.

Vamos a ver…

Si ves en la analítica unos niveles de fosforo normales, niveles de Serina normales y unos bajos niveles de fosfatidilserina, no hacen falta muchas neuronas para comprender que el problema reside en la transferencia de ese grupo fosfato al aminoácido!

Entonces vamos a ver que le pasa a esa enzima..

Enzima, enzima que te pasa?

Contestación- Necesito la ayuda de mis amigitos Magnesio y Manganeso para poder realizar bien mi función, y no los encuentro por ningún lado.

Tranquila enzimita que yo te ayudaré aportando Carbonato de Magnesio y Diatonato Manganeso para que así puedas hacer bien tu trabajo.

Enzima: Yuhu!!!!! Gracias!!

Resultado en la siguiente analítica niveles altos de fosfatidilserina!

Los mismo sucede con la fosfatidilcolina, fosfocreatina, etc..

También los ácidos grasos omega 3  son necesarios para mejorar la recepción de los neurotransmisores (aportar un producto de calidad de DHA).

Un punto importante respecto a las mujeres es que unos niveles bajos de estrógenos es sinónimo de niveles bajos de serotonina, ya que los estrógenos bloquean su degradación.

Lo mismo pasa con los hombres respecto a la testosterona, así que unos niveles bajos equivale a bajos niveles de serotonina.

Así que sería importante hacer un estudio hormonal en ambos casos.

En bastantes deportistas se puede observar alteraciones hormonales consecuencia de un aporte bajo en grasas y colesterol.

Ya que el colesterol es importantísimo para sintetizar hormonas esteroideas y cada vez vemos más deportistas obsesionados con no tomar grasas ni colesterol con la consecuencia de  encontrar niveles bajísimos de testosterona incluso tomando prohormonales para aumentar sus niveles.

Lo mismo podríamos observar en cualquier tipo de persona que lleva una alimentación carente de grasas y colesterol (como los veganos o vegetarianos estrictos)

Entonces respecto a este tipo de causa, reajustar la cantidad de grasas y colesterol para que la persona pueda sintetizar la cantidad de hormonas necesarias para un correcto equilibrio en ese neurotransmisor.

El ejercicio tendría que formar parte de la vida diaria de cualquier persona con depresión, ya que los cambios que se producen en el organismo regulan todas las funciones bioquímicas cerebrales, además que es bien sabido que el estrés reduce los niveles de serotonina y el ejercicio ayuda a aumentar la cantidad de ese neurotransmisor, regulando de esta manera el sistema nervioso simpático y parasimpático.

Podríamos dedicar un curso entero explicando todas las posibilidades que tenemos en la depresión, ya que es un tema muy complejo, y dependiendo el tipo de persona que tengamos delante y sus necesidades individuales abordaremos la terapéutica natural desde un punto u otro.

Resumiendo, ¿Qué podemos hacer en la depresión?

Hacer un estudio en perfil de aminoácidos y fosfolípidos para ver si tiene carencia en Tirosina, Triptofano, GABA, Taurina, ácido glutámico, fosfatidilserina y fosfatidiletanolamina.

Buscar la causa de esa deficiencia y corregirla

Hacer un estudio en perfil de ácidos grasos en eritrocitos para ver como están sus niveles de Omega 3 “acido alfa linolénico, DHA y EPA”.

Mirar si hay un exceso de Omega 6, ya que si sucede esto la conversión de linolénico en EPA será deficiente ya que al compartir las mismas enzimas y cofactores, las enzimas pueden verse saturadas y consecuencia de un exceso en omega 6 podemos desencadenar deficiencia en Omega 3(EPA y DHA).

Valorar en ese mismo estudio lipídico la cantidad de ácidos grasos saturados (esteárico, palmítico y mirístico), ya que los ácidos grasos saturados también son necesarios para una buena función neuronal( La vaina de mielina necesita esas grasas para funcionar correctamente!)

Hoy en día las personas tienen el concepto erróneo de que las grasas son malas.

Incluso los médicos y terapeutas en general piensan igual, aconsejando reducir el aporte de grasas saturadas!!

Luego miras la cantidad de ácidos grasos saturados en el perfil de ácidos grasos en eritrocitos y la gente tiene los niveles por los suelos.

Son necesarias las grasas saturadas.

Así que es de un reduccionismo ignorante decir las grasas saturadas y el colesterol es malo…

Es más, hay personas vegetarianas que apenas comen grasas saturadas (con la consecuente deficiencia de palmítico,miristico y esteárico) y se le superponen niveles bajos de DHA y EPA(ya que esos ácidos grasos vienen de los productos de procedencia animal) y están hechos un desastre, con alteraciones en el sistema nervioso por todos lados).

En consecuencia valorar el perfil lipídico y hacer un abordaje en los hábitos alimenticios de esa persona y aportar si es necesario algún producto de calidad de DHA y EPA.

Prueba de estrés adrenal (dependiendo del paciente)

Valorar las 4 fases del cortisol y posible agotamiento suprarrenal

De ser así aportar adaptógenos (Rhodiola o Ginseng) para mejorar su función.

Pedir una analítica completa donde podamos valorar los niveles de Vit D, B9(acido fólico),B12(Cianocobalamina), Homocisteina( para acabar de valorar la B12).

Y si la causa de la depresión viene determinada por otro tipo de enfermedad que le está limitando la vida, provocando de esta manera tristeza y dolor, como no, iremos a ese terreno para tratarlo de la manera más idónea y así conseguir que la persona mejore y se recupere al 100%.

Y lo más importante.

Conócete a ti mismo y de esta manera podrás entender que necesitas en tu vida para sentirte realizado como persona y así ser feliz.

No hay nada peor que pasar los días pensando que hacer con tu vida mediocre, dejando para mañana lo que hoy podría transformar tu vida.